7 abr. 2009

Triste Amor

Lagrimas pasean por sus mejillas
Ahora ella entiende todo aquello que no entendía
Se sonríe al pensar en lo que sentía
Se sienta en calma y respira
Olvida el dolor que le corazón le propina
Y piensa que de igual forma
Las cosas jamás cambiarían

Entiende y confía
En que quizás un día
Despierte y vuelva a sentirse viva
Que el sol queme en sus mejillas
Todas esas húmedas lágrimas escondidas
Que el tiempo no debilita
Y que el corazón no olvida

No sabe si vive o respira
No sabe que siente
Ni sabe cuando un hombre la mira
Se le olvido el deseo y la picardía
Y termino creyendo que no valía
Falleció en vida

Por todas esas calles vacías
Sin rumbo transita
Sigue buscando aun quien le traiga
De nuevo el amor a su vida


4 comentarios:

Leonard dijo...

A veces la muerte se lleva lo más querido, pero, las coincidencias de dios, siempre te dicen que hay un mañana, y que tu sonrisa, siempre, la tendré en mi corazón.
Estar presente en el presente, es una de las cosas mas difíciles del mundo, ese sufrimiento es solo parte del amor, de la vida y de la felicidad.

Lady Killer dijo...

Eso es lo bueno del amor, querida Hada.

Besos!

Angelus dijo...

Velocidad prodigiosa en tus versos Hada, sin perder ese ritmo mágico de la musicalidad en las palabras.

Felicidades!!!


Besitos.

Miguel A. Guevara dijo...

Ummm no tengo nada que decir en este momento... ya personalmente me encargaré de conversarlo con usted hermosa...