7 oct. 2011

Memorias Nocturnas De Una Pecadora: III Capitulo - Placer

Sumida en la más profunda somnolencia
Tengo un sueño de colores y vividas sensaciones
Casi se siente real el roce de tus manos en mis piernas
Deseo acércame solo un poco más, sentirte un poco más
Pero no siento tu calor ya
Solo me queda el cosquilleo, como testigo de tu presencia
Ausente pero no olvidada

Me debato entre el sueño y la realidad
Entre las ganas de saber si estas, pero sin querer despertar
En ese instante siento la suavidad de tus labios
La humedad de tu lengua sobre mi cuello
Y tus manos cerrándose alrededor de un seno
Sonrió

Tengo la clara certeza de dos cosas en este momento
Tu, si estás aquí, tocándome, sintiéndome, saboreándome
Y yo... Yo ya no estoy en lo absoluto dormida
Estoy anhelante, deseosa, ardiendo por tenerte
Tus besos me encienden, tus caricias me torturan
La espera me desespera
El placer parece agónico y aumenta

No sé donde termino yo y donde comienzas tú
Por un momento somos uno solo
Las sensaciones se potencian y amenazan con hacerme estallar
El sudor perla exquisitamente tu espalda
Va acompañada de tu respiración acelerada
Yo no puedo más, reprimo un grito rasgado
El placer brilla en mis parpados cerrados
Sé que en los tuyos también al sentirte sobre mi caer


3 comentarios:

Rosa dijo...

Hada, una vez mas has sobrepasado los limites de mi imaginacion y haz calentado mi cuerpo. Tengo esta hambre insaciable de mas escritos.

Anónimo dijo...

Quiero a ese hombre. Quiero sentir eso que describes. Quiero la magia sobre la que hablas y los orgasmos que describes. Comparte a ese hombre Hada.

Cielo dijo...

Hola Hada, después de tiempo vuelvo,
estuve algo perdido y sin rumbo.

Me alegra pasar por aquí y quedarme con esa sensualidad que respiras.

todo un placer
mil besos.