19 sept. 2010

Mi Pirata

Veo al horizonte como se funden cielo y mar
El sol parece tu piel dorada acariciar
Con solo verte mi respiración se comienza a acelerar
Me observas sensualmente y te empiezas a acercar
Todo tú, pareces un majestuoso pirata inmortal

Recostada a tu lado en la arena
Con gotas de agua salada como vestimenta
El deseo me invade y siento como si ardiera
Besas mis labios como una suave brisa marina
Pero alteras mis sentidos de forma que ni te imaginas

Comienzas a crear un mapa del tesoro en mi cuello
Trazando complicados senderos de fuego
Que atraviesan el valle de mis senos
Llegando a los lugares más recónditos de mi cuerpo
Asaltando con tu lengua sin miramientos

Vas saqueando cada uno de mis tesoros prohibidos
Descubriendo cada secreto escondido
Robando en cantidades besos y gemidos
Llenándome de un placer exquisito
Navegando en la humedad de mí deseo henchido
Llevándonos a una simultanea culminación
Como ninguna otra que hayamos vivido


CJJF

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Cuidado!, podría ese pirata el cuellus morderte.
¡Oh, pequeña bella sílfide que vistes de lágrimas vestimentas! Desearía este humilde desconocido arder bajo las ardientes llamas que condensan tus rabiosos labios y morir eternamente pues sólo por un instante.
Mas ahora, debo retirarme. Pues podría este finado el corazón desgarrarte. Y aquí, dulce criatura, no es aquella mi desdichada intención; mas sí lo es el límpido hecho de otorgarte ésta pequeñita bolsita de polvo de hadas. Porque he visto que no yacía ninguna por aquí . . ., y eso me produjo, una incesante, hasta ahora, tristeza.